Plan piloto rescata alimentos saludables en Feria Grande de Puente Alto


  • Comida reutilizable para la comunidad.

  • Las frutas y verduras sanitizadas se entregaron a diferentes fundaciones y ollas solidarias de la comuna.


Con la finalidad de recolectar alimentos que no serán vendidos, y tener la posibilidad de ayudar a organizaciones sociales que proporcionan almuerzos a los vecinos, se dio vida al primer “Micro Banco de Alimentos” del país en la Feria Grande de Puente Alto.

Sobre la iniciativa que busca evitar el desperdicio de frutas y verduras de las ferias libres de la comuna, el alcalde Germán Codina comentó: “Siempre vamos a estar dispuestos a generar alianzas para disponibilizar alimentos que muchas veces tienen un pequeño problema de aspecto, pero que no pierden sus vitaminas ni propiedades. Me parece muy humano y correcto que impidamos que todo esto se vaya a la basura”, expresó el edil.

La idea que surgió en el Comité Nacional para Evitar y Disminuir las Pérdidas y Desperdicio de Alimentos, integrada por el Ministerio de Agricultura, FAO y Elige Vivir Sano, se concretó a través del apoyo que brindaron la Universidad de Santiago, el Sindicato Feria Grande Puente Alto y el Departamento de Medio Ambiente de la Municipalidad de Puente Alto.

El proyecto se ejecutó en un stand con contenedores de sanitización y una balanza para registrar el peso de los alimentos. También se habilitó un espacio para que los voluntarios recolectaran las donaciones que, posteriormente, se entregaron a fundaciones y las ollas solidarias.

En esta oportunidad, algunos productos se donaron el comedor municipal San Gerónimo II, donde se prepararon cerca de 220 almuerzos con el apoyo de los chefs Francisco Fernández (Organización Actuemos) e Ignacio Román (De la Calle a la Cocina), quienes aportaron con su experiencia para elaborar platos saludables mezclados con verduras y exclusivos postres con frutas.

Durante la primera jornada, que se desarrolló el 22 de septiembre, se recolectaron cerca de 310 kilos de papas, lechugas, repollos, manzanas, peras, naranjas, plátanos, porotos, por nombrar algunos productos. En la segunda y última jornada, que se realizó el pasado martes, se recuperaron más de 300 kilos de alimento.

Según Luis Sáez, profesor de la USACH e impulsor del mencionado proyecto, “en promedio, una feria produce 747 kilos de merma de frutas, verduras y papas. Se pierde un 18,4% de las frutas; el 15,8% de las verduras; y el 7,2% de las papas. Si se logran recuperar los 747 kilos de que se pierden en un día de feria, se podría beneficiar a 186 familias compuestas por 4 personas cada una”, explicó.

Otra cifra interesante es la que entrega la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación. Un tercio de los alimentos producidos para el consumo humano se pierde o desperdicia en el mundo, lo que representa unos 1.300 millones de toneladas de alimentos al año.